Monetizar el dato y licencias de uso

Hace unos años hablar de explotar el dato se centraba principalmente en la toma de decisiones. En permitir, habilitar y mejorar la toma de decisiones. Más rápida y más eficiente. Ya sabemos que las organizaciones hacen uso de la inteligencia de negocio para dicho cometido.

Actualmente la explotación del dato presenta múltiples opciones. Entre ellas la monetización del dato. Es decir, la generación de nuevos ingresos fundamentados en los datos de la organización.

Es necesario remarcar que frecuentemente es más fácil desarrollar una estrategia de reducción de costes que una de monetización, y en el mejor de los casos encadenarlas. Algunos de los beneficios de la primera (como liberar presupuesto) pueden ser aplicados en la segunda.

¿Qué opciones disponemos?

Existen múltiples opciones:

  • Crear productos fundamentados en datos como ya he discutido anteriormente aquí. En estos productos, el dato (y los algoritmos) forman parte fundamental del mismo. Por ejemplo, en esta categoría tenemos nest.
  • Codificar servicios digitalmente y aumentar su propuesta de valor mediante datos y algoritmos. Por ejemplo, el servicio de fotografías de google photos que propone mejoras de las fotografías que alojamos en su servicio.
  • Otra opción igualmente interesante posible es empaquetar datos de forma adecuada para su venta a terceros.

Cada uno de estos casos tiene su dificultad.

  • En el primero de ellos, por ejemplo, las organizaciones se enfrentan al reto de combinar la analítica con un objeto físico que magnifique y potencie las características del producto de forma natural.
  • En el segundo, un aspecto similar ocurre en el que la analítica debe estar supeditada a la función del servicio (y de hecho, los mejores servicios son aquellos donde el valor se percibe pero su integración es perfecta).
  • En el tercero, múltiples retos emergen sobretodo del hecho de empaquetar el dato de forma adecuada. De forma adecuada tiene múltiples significados, entre ellos: (1) respetando la regulación que aplica al dato por su naturaleza, industria y localización geográfica, (2) en el formato adecuado para su consumo, (3) bajo una licencia de uso adecuada y (4) securizado y anonimizado (mediante técnicas de data privacy).

¿Cómo licenciamos el uso?

El comercio del dato es un tema muy sensible. Lo discutimos en muchas de nuestras asignatura como Customer Analytics.

Los motivos para compartir y/o comercializar datos con terceros pueden ser múltiples. A parte de soluciones técnicas, es necesario acuerdos coherentes con las regulaciones y demás puntos relevantes. Es interesante que tenemos, desde hace bien poco, a nuestra disposición un nuevo tipo de acuerdo: Community Data License Agreement (CDLA).

Esta iniciativa, auspiciada por la Linux Fundation, busca trasladar el marco de acuerdos (y licencias) que existen en el ámbito de open source al ámbito del dato en dos modalidades inicialmente: sharing y permissive.

Sharing bebe de las premisas del copyleft. y es su equivalente en el mundo del dato. Mientras que permissive hace referencia al copyfree.

Estas modalidades no necesariamente encajaran en todos los proyectos en los que debamos trabajar con datos de terceros y compartirlos, pero suponen una más que bienvenida opción para aquellas empresas interesadas que pueden apalancarse sobre ellas en algunos de sus proyectos.

¿Ya estáis usando el licenciamiento adecuado para vuestras iniciativas de datos?

About Josep Curto Díaz

Josep Curto es el director académico del Máster en Inteligencia de Negocio y Big Data (MiB) de la UOC. Así mismo es director de Delfos Research, empresa especializada en investigación de los mercados de Business Intelligence, Business Analytics y Big Data.

This entry was posted in Big Data, Data Monetization and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *