¿Podemos hablar ya del Big Data? Yo acuso

Tengo la sensación de que ya se está asentando la polvareda que el Big Data generó hace 4 años (está siendo sustituida por la polvareda de la Transformación Digital,…) y creo que es momento de que los que nos dedicamos a este mundo o mundos adyacentes, echemos la vista atrás y hablemos de estos pasados años.

Ahora que el cloud se está bajando al fog (vaya por dios…), que la innovación se viste de transformación digital (¿perdón?), y que el Big Data ya suena a manido, es hora de que pensemos en qué ha consistido todo este lío.

¿Qué os ha quedado a vosotros de estos años de locura y desenfreno?, ¿Qué os ha quedado de proyectos millonarios, equipos gigantescos, posiciones nuevas (mis amigos, los CDO’s…)?

A mí lo que me ha quedado es la sensación de oportunidad desaprovechada.

Creo que los que nos dedicamos a esto tendríamos que haber usado el término de moda para hacer pedagogía sobre el buen uso de los datos y su análisis, llamar a las cosas por su nombre, y poner ciertos puntos sobre ciertas íes….

En resumen, haber hecho todo lo posible para que la gente se acercara al Data Literacy, y empezara a usar el small, el relevant, el smart, e incluso el Big Data (si es que hubiera alguna diferencia) pero con cabeza.

Desde la (pequeña) parte del mundo que yo veo la pregunta o, mejor dicho ¡preguntas!, son ¿hemos hecho algo nuevo?,¿algo distinto? ¿hemos generado más negocio a nuestras empresas o clientes? ¿podemos asegurar que los datos (del tamaño que sean) se usan mejor?

El Big Data, en la vida real, en las conversaciones en el mundillo, en el día a día, era (y es) un concepto engañoso, lo mismo adquiere el disfraz de altos volúmenes de datos (¿verdaderamente estamos capturando más datos que antes?), que de tecnologías concretas (¡Hola appliances!¡Hola NoSqls!).

Lo mismo se viste de BI o de Analytics (¿ponemos la frontera?) que de refinado de datos (¿oís el rumor de esos Data Lakes convirtiéndose en Data Swamps donde la gente aprovecha y tira sus bicicletas antiguas, sus bidones vacíos…? ¿no se dan un aire a los antiguos Data Stages?).

El Big Data ahora se vestía de stream analytics (para los más nuevos del lugar, esto es a lo que antes llamábamos BPM analítico, o real time decision making), ahora de Machine Learning (¿a qué máquinas habéis hecho aprender hoy?)…

No quiero sonar negativo o melancólico, más bien al contrario.

Para todos los profesionales del sector, nuevos o veteranos, que habéis vivido con estupor estos últimos tiempos sólo tengo un mensaje:

Tranquilos.

Habéis visto hablar de materias que domináis a personas que no saben si “predictivo” lleva una hache intercalada o no, habéis visto inversiones sin pies ni cabeza, propuestas de proyectos que si hubieran pasado por el filtro de un Business Case (el algodón no engaña) no hubieran sido más que quimeras abocadas al fracaso, habéis visto…

Tranquilos.

Ahora que se asienta el polvo, que la gente empieza a despertar de la resaca del Big Data sólo para salir a correrse la juerga de la Transformación Digital, ahora que el torrente de acrónimos, logos, nombres, y dibujos está pasando, justo ahora es el momento de que os deis cuenta de que, en el fondo, y como siempre, esto solo ha ido, y seguirá yendo de unas pocas cosas que seguro que sabéis hacer:

Recoger datos, almacenarlos o procesarlos, y ayudar a tomar decisiones, automáticas o humanas, apoyándose en técnicas de modelado, visualización, y matemáticas avanzadas.

Tan fácil. Y tan difícil.

Álvaro Galán, experto en Business Analytics y profesor colaborador docente del máster en Inteligencia de Negocio y Big Data.

This entry was posted in Big Data and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *