Data Wars

Que el dato es un activo importante para una organización no es nada nuevo, se ha dicho en el pasado y su comparación como substituto del petróleo se va repitiendo cada cierto tiempo. Y ya sabéis: lo que se repite muchas veces o bien es cierto o bien lo convertimos en un mito que todo el mundo acepta (en linea de lo que comenta Yuval Noah Harari). De hecho, países como Arabia Saudi, lo tienen claro y han puesto en marcha un ambicioso plan para 2030 de redefinición del país como he descubierto tras hablar en el Misk Global Forum. Y mientras en algunos países aún estamos discutiendo de qué se trata esto.

Esto supone que las organizaciones debe cambiar su enfoque. No solo se trata de monetizar el dato (que es importante sin duda alguna) o de aplicar las tecnologías adecuadas de procesamiento y almacenamiento (adecuada me diréis! pudiera ser big data o no como pone en tela Álvaro) sino de definir una estrategia correcta para la gestión del dato como un activo crítico (o se convertirá en un activo tóxico como nos dice Nassim Nicholas Taleb, uno de nuestros autores favoritos). Esto último (lo tóxico estoy diciendo) es lo común de los mortales.

Y mientras las empresas que ahora se están planteando que deben analizar sus datos o que solo llevan unos años y están descubriendo que es un camino complejo, tortuoso, lleno de cantos de sirena, luces de neón, ¿qué hacen las empresas más relevantes del mundo?

Están inmersos en lo que podríamos llamar data wars (en una galaxia muy lejana). Empresas como Google, Facebook, Apple o Amazon (por destacar algunas) dan estocadas y fintas (y de hecho combinan múltiples estrategias) para atraer, conseguir y capturar el elusivo dato del consumidor: qué hacen, dónde, cuando y por qué. Y complementarlo con conjuntos de datos propios o externos que habiliten mejores estrategias hacia el consumidor.

En esto siempre he escuchado destacar a Facebook o Google por sus datos de cliente. Pero si pensamos un momento (y haciendo una simplificación un poco salvaje me dirán algunos), en Facebook o Google, los usuarios muestran sus preferencias (de formas diferentes), pero en Amazon las convierten en realidad. Podríamos preguntarnos ¿quién tiene el conjunto de datos de mayor valor?

Y esto se da en múltiples ámbitos a los que Amazon va entrando también (pensad en Amazon vs. Deliveroo). No debería ser extraño entender porqué todas estas empresas están extendiendo más sus tentáculos para expandir de forma eficiente sus conjuntos de datos. Y por ello vemos como van entrando en más y más mercados, buscando crear un conjunto de datos único y privado que les permita entender mejor al cliente.

Así que me pregunto: ¿está vuestra organización trabajando con el dato como un activo de valor? y ¿comprende las potenciales ventajas competitivas que puede generar?

Y si no lo estáis haciendo, quizá ya es el momento de empezar.

Josep Curto es el director académico del Máster en Inteligencia de Negocio y Big Data (MiB) de la UOC. Así mismo es director de Delfos Research, empresa especializada en investigación de los mercados de Business Intelligence, Business Analytics y Big Data.

This entry was posted in Big Data, Data, Data Driven, Data Governance, Data Monetization and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *