No es fácil, para nada

No lo decimos nosotros (aunque lo pensamos), sino IDC: For 1 in 4 companies, half of all AI projects fail. Es decir, transformarse en una empresa AI first (otro de estos términos de de moda), no es fácil, para nada.

Estos resultados no son sorprendentes (quizá un poco optimistas en general). Introducir estas tecnologías en el seno de una organización requiere nuevas competencias (que deben generar ventajas competitivas) a partir de recursos específicos (en el sentido de Michael Porter) que no tienen por qué estar presentes en la organización. Y si no están presentes, ¿qué hacemos?

No se trata tan solo de implementar un sistema de información, o de ejecutar un algoritmo sino de construir frecuentemente nuevos sistemas ad-hoc (con todo lo que supone) y incluye nuevos enfoques como DataOps (sí, hoy va de palabras que llenan estadios y presentaciones) o de confiar en AI as a Service.

También deberíamos preguntarnos que significa estar preparados (si, eso que llamamos AI Readiness y que podemos encontrar ya algunos artículos y cada integrador tiene su propio enfoque).

Duro trabajo para el CDO (Chief Data Officer) que ya no solo debe convertir la empresa en orientada al dato (data-driven) sino AI first, venciendo las múltiples barreras, convenciendo a pares, introduciendo modelos basados en datos (que pueden incluir sus propios sesgos), luchando con dilemas éticos, y, además, desde posiciones complicadas para ajustar el modelo organizacional. Tarea de titanes, sin duda alguna.

About Josep Curto Díaz

Josep Curto es el director académico del Máster en Inteligencia de Negocio y Big Data Analytics (MIBA) de la UOC. Así mismo es director de Delfos Research, empresa especializada en el diseño de estrategias de datos.
This entry was posted in Artificial Intelligence, Chief Data Officer, Data Driven and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *